Básicos de suplementos alimenticios: Vitaminas

Las vitaminas son compuestos orgánicos imprescindibles para la vida. Existen numerosos tipos de vitaminas que cumplen con una amplia variedad de funciones fisiológicas. En su mayoría, las vitaminas no pueden ser sintetizadas por nuestro propio cuerpo, por lo que necesitamos absorberlas a través de la alimentación.

Para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y multitud de procesos fisiológicos en los que funcionan como catalizadores, es necesario ingerir una cantidad mínima de cada tipo de vitamina esencial.

Los distintos tipos de vitaminas se clasifican en dos grandes grupos: liposolubles e hidrosolubles. Las vitaminas liposolubles se disuelven en grasas y aceites, por lo que se consumen junto con alimentos que contienen grasas. Estas vitaminas son almacenadas por nuestro cuerpo en el hígado y en tejidos grasos, lo que nos permite tener ciertas reservas de las mismas. Gracias a ese almacenamiento no es necesario consumirlas a diario. Pertenecen a este tipo de vitaminas las denominadas: A, D, E y K.

xPor su parte, las vitaminas hidrosolubles, tal y como su nombre indica, se disuelven en agua. Debido a ello, y a diferencia de las liposolubles, estas vitaminas no pueden ser almacenadas por nuestro cuerpo (excepto la B12, que si es almacenada en el hígado). Por ello, es necesario ingerirlas casi a diario. Dentro de las hidrosolubles se incluyen las vitaminas B1, 2, 3, 5, 6, 7/8, 9, 12 y la vitamina C.

Entre las funciones bioquímicas de las vitaminas, podemos mencionar la regulación del crecimiento celular y tisular y su diferenciación, sus funciones antioxidantes y la regulación del metabolismo; todos ellos procesos esenciales para la vida.

Los diferentes tipos de vitaminas pueden obtenerse a partir de distintas fuentes alimenticias. Así, las carnes y los lácteos son ricos en vitaminas B2, 3, 6 y 7; las legumbres nos aportan vitamina B9 y vitamina K; y los cítricos constituyen una fuente excelente de vitamina C.

Tanto la deficiencia como el exceso de vitaminas pueden dar lugar a diversas patologías. Las enfermedades más conocidas causadas por déficit de vitaminas son el escorbuto, la pelagra y el raquitismo, causados por la deficiencia de vitamina C, B3 y vitamina D, respectivamente. Por su parte, un exceso de cualquier vitamina puede dar lugar a nauseas, diarrea y vómitos.

Por tanto, y como ya es sabido, ¡la clave está en una dieta equilibrada!

 

Un comentario sobre “Básicos de suplementos alimenticios: Vitaminas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =