Todas las entradas de: Marta Blanco Mora

Me encantan las letras, la buena información y escribir. "Perderme" por Internet hasta dar en el clavo, para luego hacer público desde mi forma personal un nuevo e interesante post. He escrito sobre moda, belleza y estilo de vida. Mi estilo de vida es, a parte de saludable, respetuoso con los animales.

Las propiedades de las semillas más de moda

Últimamente se habla mucho de los varios tipos de semillas que existen y lo buenas que son para la salud. Pero, ¿cuales son las acertadas para cada uno de nosotros? Y ¿cómo las podemos incluir en nuestros platos? En este post te presentamos las 6 mejores semillas, te aclaramos sus mejores cualidades y te damos ideas para que empieces a tomarlas.

Semillas de lino

  • Vitaminas C y E
  • Fibra
  • Omega 3
  • Antioxidante
  • Reduce los niveles de colesterol
  • Estabiliza los niveles hormonales

El lino se puede incorporar a casi todos los platos, ya que apenas tiene sabor. Una buena opción seria en los platos de verdura. Por ejemplo, brócoli al vapor con aceite de oliva y semillas de lino.  Fácil, sabroso y saludable.

Semillas de calabaza

  • Vitaminas del grupo B
  • Magnesio
  • Omega 3
  • Mejora el estado de ánimo
  • Beneficiosa para la salud de la próstata
  • Efectos antiinflamatorios
  • Promueve un sueño reparador

Esta delicia de semilla, la cual contiene tantísimos beneficios , es el complemento ideal en ensaladas. Prepara una ensalada de canónigos con frutos rojos, piña, nueces  y semillas de calabaza, aliñada con aceite de oliva y limón. Ideal para un plato a compartir en la mesa, saludable, ligero y lleno de antioxidantes.

Semillas de chía

  • Proteínasbudin de chia
  • Hierro
  • Calcio
  • Vitamina C
  • Omega 3
  • Fibra
  • Magnesio
  • Antioxidante

En este caso te damos una idea para el desayuno: budín de semillas de chía. Solamente necesitas las propias semillas y tu leche vegetal favorita mezcladas. Lo dejas una noche entera en la nevera y por la mañana le puedes incorporar granola y un poco de fruta.

Semillas de sésamo

  • Magnesio
  • Calcio
  • Hierro
  • Fósforo
  • Vitamina B1
  • Fibra
  • Zinc
  • Disminuye el colesterol
  • Previene la presión arterial elevada

El sésamo es perfecto también para empezar el día por sus tantas propiedades. Un desayuno para los amantes del aguacate: tostada de pan integral con aguacate, bayas de goji, aceite de oliva y semillas de sésamo.

Semillas de comino

  • Hierro
  • Útil en trastornos digestivos
  • Aumenta la energía del hígado
  • Aumenta la eficiencia del metabolismo
  • Estimula el sistema inmunológico
  • Antiséptico

Este tipo de semillas las podemos incorporar en los platos que contengan legumbres. Por ejemplo: lentejas con verduras.

Semillas de amapola

  • Calcio
  • Hierro
  • Antioxidante
  • Protector del cabello

Es la semilla perfecta para la salud y bienestar de las mujeres. Una gran idea para los/las que prefieren cocinar su propio pan, es incorporarlas en él. Podríamos elaborar pan de espelta con semillas de amapola.

¿Cuáles son tus favoritas? Es curioso cómo algo tan pequeño puede contener tantas propiedades.

 

La dieta vegana mejora nuestra salud

Es mucha la información que últimamente recorre sobre la dieta vegana. Hay personas que la practican por ética, otras para bajar de peso, otras por salud… incluso se dice que otras lo hacen porqué es una moda, cosa que a la mayor parte de los veganos no les gusta oír. Tampoco les gusta llamarle dieta, sino estilo de vida, término que normalmente abarca más temas. Pero de eso ya hablaremos en otra ocasión, que el tema trae cola.

Hoy veremos los beneficios en nuestra salud derivados de llevar una dieta vegana. Esta es la que elimina al 100% los productos de origen animal. Atentos/as, porqué son muchos.

Los beneficios sobre la salud de la dieta vegana

  • El beneficio más importante de llevar una dieta vegana es el de reducir mucho el riesgo de desarrollar una serie de enfermedades: cáncer de colon, de mama, de próstata, de pulmón y de esófago.
  • El consumir más antioxidantes significa también tener menos probabilidad de que aparezcan enfermedades cerebrales, como el alzheimer y el parkinson.
  • Reduce el riesgo de enfermedades degenerativas como la obesidad, la hipertensión y la diabetes de tipo 2.
  • Con el seguimiento de una dieta vegana previenes también las enfermedades cardiovasculares.
  • Los productos animales inducen a la decalcificación de los huesos, siendo así la dieta vegana la mejor opción para disminuir el riesgo de sufrir osteoporosis.
  • Si sufres de asma bronquial, apartar de tu día a día los productos de origen animal hará que tu enfermedad mejore notablemente.
  • Controla la hipertensión.
  • A consecuencia de la eliminación de los lácteos, reduce el dolor menstrual en la mayoría de los casos.
  • Disminución del desarrollo de alergias, por no consumir carne, huevos ni leche.
  • Control del peso por el bajo aporte de grasas saturadas.
  • Con este tipo de dieta, purificas tu cuerpo de forma natural, gracias a la ingesta de menos grasas y más fibra.
  • Te ayuda a mantener el colesterol a raya, ya que únicamente se encuentra en los productos animales.
  • Aumenta la esperanza de vida.

Visto así, esta forma de vida parece la ideal para nuestra salud. Personalmente (soy vegana desde hace unos 8 meses), puedo deciros que no me he sentido mejor antes. Os animo a todos/as aquellos/as que os esteis planteando haceros veganos/as  a que me hagáis todas las preguntas que queráis. Obviamente no soy ninguna experta en  nutrición, pero os puedo hablar de mi experiencia personal, en la que he acabado aprendiendo mucho.

“Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento” (Hipócrates).

 

Únete a la belleza natural

El maquillaje lleva siglos formando parte de nuestra vida y culturas, no os creáis que somos los únicos humanos que nos hemos preocupado de nuestro aspecto exterior. Y es que podemos contar que en la Prehistoria ya se intentaba realzar la belleza utilizando esta técnica. Eso si, en cada época un ideal de belleza a perseguir: mientras Egipto optaba por la piel bronceada, ojos grandes y delineados y labios color terracota, en el Imperio Romano se deseaba una piel lo más blanca posible y mejillas sonrojadas. Sea como fuera, el objetivo siempre ha sido el mismo: mejorar el aspecto externo. Por si os preguntabais desde cuando nos habíamos vuelto tan superficiales, la respuesta es… desde siempre!

Actualmente estamos experimentando un cambio hacia la naturalidad. Hoy en día el objetivo del maquillaje es parecer que no llevas maquillaje. Esta contradicción se ha convertido en el aspecto de los nuevos rostros: la belleza natural por encima de todo. Y qué gran idea, utilizar las diversas técnicas make up para realzar nuestras virtudes y disimular aquello que menos nos gusta, sin tener que parecer que escondes una segunda cara. ¡Menos es más!

A este nuevo cambio (espero que no se trate solamente de una moda esta vez) se le ha sumado la revolución no make up, dónde gracias a las redes sociales hemos podido ver a diferentes celebrities mostrando sus rostros limpios de maquillaje como apoyo al nuevo cambio de la mujer. De esta manera se le está dando, a la vez, más importancia al cuidado de nuestra piel para que luzca perfecta sin tener que hacer un uso excesivo de nuestra pintura facial.

Los cuidados imprescindibles para un rostro mejor

  • Limpieza Nocturna: aplícate un buen desmaquillante con una toalla; seguidamente lávate el rostro con un jabón especial para tu tipo de piel; el tercer paso se trata de utilizar un tónico o agua micelar con la ayuda de un algodón.
  • Cremas de Noche: con la cara ya lavada, prosigue a aplicarte una crema regeneradora y si lo ves necesario también una específica para el contorno de ojos.
  • Limpieza diaria: 

    lo primero que tienes que hacer al levantarte es lavarte la cara con agua fría. No estaría de más pasarte un algodón con un poco de tónico o agua micelar.

  • Crema de día: por la mañana toca aplicarse una buena crema hidratante antes de maquillarse. Desde Pharmahero te recomendamos la Be+ hidratación facial 24h desensibilizante.
  • Mascarillas: tenerlas en cuenta. Intenta una vez al mes aplicarte una mascarilla cómo un plus en tu cuidado facial. Hay mascarillas de todo tipo (hidratantes, antiarrugas, tonificantes, exfoliantes…).

Pasos para lucir un maquillaje más natural

  1. Aplicarse con una brocha de pelo duro una base de maquillaje del mismo tono que nuestra piel. Repartir uniformemente por todo el rostro y cuello.
  2. Corrector acorde a nuestro tono para disimular bolsas y ojeras.
  3. Utilizar polvos invisibles matificantes, para lograr un efecto más natural y sin brillos.
  4. Aplicar un poco de polvos un tono más oscuro en la parte superior de la frente, debajo del pómulo y mandíbula.Una buena opción es el polvo bronceador iluminador de Sensilis.
  5. Poner un poco de colorete rosado en las mejillas.
  6. Aplicar máscara de pestañas de manera sutil.
  7. Utilizar un pintalabios lo más natural posible.
!Y voilá! Guapísima y natural.